jueves, 28 de agosto de 2008

M U T I S




Tu cuerpo está callado
y yo odio el silencio
como todos los curiosos
odian las ciudades vacías
tan llenas de gritos
tan faltas de certezas

mi piel se contagia
y se muere de mutis
se muda sin reemplazo
piel de reptil
que mama y muerde

me obligo a aprenderte
ese nuevo tú sin audio
a memorizarte de nuevo
a amar tu película muda
mientras me invento los diálogos

me callo por no mentirte
y la vida me castiga
siempre a fuerza de silencios
patito feo se enamora de un cisne
los cisnes sólo gritan cuando están por morirse

me hundo en la cama
que casi casi me abraza
tu cuerpo dolido no me alimenta
mi cuerpo vacío se llena de rabia
ni el agua se apiada de mi hambre

tal vez en mi vientre otoña
y mi ombligo se viste de adviento
tu cuerpo invierno en verano
tu cuerpo isla que no florece

quiza no siempre es tiempo de devoraciones
felina al fin amo las jirafas
inmensamente hermosas
infinitamente mudas

el silencio sufre de morbo
el morbo goza del silencio
tu cuerpo callado me invita
el mío no entiende y grita

intento aliarme con la distancia
y mi caribe triste se espanta
no sabe hablar sin las manos
no sabe amar en silencio
no sabe de fiestas sin música
no sabe esperar este cuerpo

3 comentarios:

Tajalápiz dijo...

Hay buenos momentos en este poema, me gusta mucho : "felina al fin amo las jirafas" o "en mi vientre otoña", el neologismo funciona. "Y mi caribe triste se espanta" por ejemplo. ¿Serán las islas las flores del fondo marino?

desvalijados dijo...

puñeta edmaris, eso es!!! eres poeta. me encanta "tu cuerpo está callado y yo odio el silencio".

Ka mika ze dijo...

"Siempre a fuerza de silencios"

"el silencio sufre de morbo
el morbo goza del silencio..."

Un placer la incitación que encuentro en este poema, para dejarle mi comentario.

¡Gracias!