jueves, 13 de marzo de 2008

Guerrearte

Amarte es una guerra contra un enemigo retórico,
es un juicio contra mí sin posibilidad de apelaciones.
Amarte es un recurso para mantenerme atenta,
el desquite de todos aquellos que no supe amar con justicia.
Amarte es la nostalgia de tenerte siempre cerca
es el hambre de mi alma y la gula de mi cuerpo
amarte es terrorismo sin víctimas inocentes
es caminar con una granada dentro de mis pantalones
son todos los daños colaterales pegaditos a mis suelas.
Amarte es convertirme en un gran tiro al blanco
es no saber si asfixiarte o hacerte el amor con las dos manos
Amarte es la esperanza de que un día deje de dolerme.
Las guerras prefieren los veranos, el calor, la primavera.
La gente se ama mejor en épocas de lluvia
Amarte es una inundación por culpa de un exceso de rabia,
es bailar los terremotos sin que nunca se abra la tierra.
Es amar la marea aunque arrastre, la luna aunque anochezca
Amarte tiene un sabor tan dulce que me obliga a lagrimear
Es confundir los relámpagos con las estrellas fugaces.
Amarte es un ejército donde soy el único soldado
Es una tropa de doce signos zodiacales
Amarte es una batalla donde tú tienes toda la artillería
Amarte es estar siempre a punto de ganar
Amarte es convertirme en mi único botín de guerra
Amarte es la estrategia temeraria pero victoriosa
Es un uniforme sin honor que no protege pero intimida
Amarte como toda guerra, es un acto suicida.

2 comentarios:

desvalijados dijo...

chévere nena. hay un par de versos ahí como "son todos los daños colaterales pegaditos a mis suelas" que están bien chulos. me gusta tu tono cotidiano. lo prefiero. ya te linkié a mi blog. un beso,

margarita

Vilma dijo...

Me escude en mi dolor que realmente no era mio, sino la siembra de un amor prohibido e incestuoso. Esta grabado en mi piel como un carimbo pero sigue siendo amor como el vino sigue siendo vino pero de distinta calidad y aroma. Tu decides, si lo tomas o rompes la copa.
Titi Vilma